Sin categoría¿Vale la pena a aprender a tocar técnica de guitarra clásica?

Una pregunta que frecuentemente hacen muchas de las personas que desean empezar a tocar guitarra es si vale la pena iniciarse con la técnica de guitarra clásica, incluso si se busca finalmente tocar una acústica o eléctrica.

 

En realidad, esta pregunta no es descabellada y para muchos expertos está bien justificada tomando en cuenta que al final todos los tipos de guitara comparten características similares.

 

Sin embargo, la guitarra clásica tiene características físicas que la hacen recomendable a la hora de realizar ejercicios de precisión y fuerza.

 

Por ejemplo, tiene mayor distancia entre trastes, así como una acción de cuerdas más alta que las guitarras eléctricas.

 

Además, la guitarra clásica utiliza cuerdas de nylon, que generan menos rozaduras en las yemas de los dedos en comparación con las cuerdas metálicas de las acústicas y eléctricas.

 

Por lo tanto, aprender con técnicas de guitarra clásica hará que sea mucho más fácil el cambio posterior a una guitarra eléctrica  o acústica.

 

La técnica de guitarra acústica y el posicionamiento de los dedos

 

Un ejemplo de lo adecuada que es la técnica de guitarra clásica para mejorar el aprendizaje de este instrumento musical lo tenemos en el ejercicio “independencia de dedos”.

 

Se trata de un ejercicio muy practicado en las escuelas de música. Busca enseñar al estudiante a posicionar correctamente la mano izquierda y mejorar la eficiencia y rapidez al moverla a lo largo del mástil.

 

Además estimula al cerebro a “memorizar” el ángulo correcto en que deben pisarse las cuerdas de este instrumento musical, así como la presión correcta que debe ejercer cada dedo.

 

¿En qué consiste el ejercicio de dedos?

 

Este ejercicio es ideal para mejorar la posición de la mano izquierda y dedos. Consiste en dos pasos, el primer relacionado con el posicionamiento de mano y dedos y el segundo con la interpretación de las notas propiamente.

 

Paso 1, el posicionamiento de la mano

 

  1. Sujeta la guitarra entre tu cuerpo y el brazo derecho, de forma que tu mano izquierda no tenga que soportar parte del peso del instrumento.
  2. Tu mano izquierda debe rodear el mástil como si tomaras una pelota de tenis. Es decir, debes colocar tu dedo corazón opuesto a tu pulgar, pero ligeramente desplazado hacia tu dedo anular.
  3. Ahora apoya la yema del pulgar en el centro del mástil. Algunas guitarras clásicas tienen un refuerzo de madera más dura a lo largo del centro del mástil, que te puede ayudar a ubicar mejor tu dedo pulgar.
  4. Con el pulgar apoyado en el centro del mástil, los demás dedos deben colocarse sobre una misma cuerda de forma perpendicular  a los trastes, Esto permitirá pisar fácilmente dicha cuerda solo con la punta de los dedos.

 

Este ejercicio te exigirá más precisión al pisar la cuerda en el traste correspondiente, pero a cambio necesitarás hacer menos fuerza para presionar y hacer la nota que deseas.

 

En la medida en que domines el ejercicio, podrás ir “aprendiendo” cuánta presión debes o no hacer para que la nota suene correctamente.

 

De esta forma podrás relajar tu mano al tocar las diferentes notas y con ello reducirás el cansancio en la mano y lograrás mejor velocidad en tus movimientos.

 

Paso 2, la interpretación de las notas

 

Ahora que has aprendido a colocar tu mano izquierda de forma correcta, pasaremos a la fase de hacer las primeras digitaciones sobre las cuerdas.

 

  1. Coloca un dedo en cada traste, a partir del quinto traste y empieza con una progresión ascendente. Comienza aplicando presión con el dedo índice irá en el traste 5, luego con el dedo medio en el traste 6, y enseguida con el anular en el 7.Finaliza presionando la cuerda con la punta del meñique en el traste 8.

Procura que todos los dedos estén a la misma distancia de la cuerda cuando no la pisan.

Y sobre todo, debes pisar la cuerda con un solo dedo por nota sin apoyar los otros que ya has usado en este ejercicio.

  1. Haz dos pulsaciones por cada traste y pasa al siguiente.
  2. Cuando completes el ejercicio en la tercera cuerda, desplaza ligeramente el pulgar del centro hacia la segunda cuerda para seguir conservando la perpendicularidad de tus dedos. Repite la progresión.
  3. Finalmente, repite el movimiento de pulgar y vuelve a la primera cuerda, luego en la segunda y terminar otra vez donde iniciaste.
  4. Tras haber hecho la primera progresión en el orden 1,2,3,4 repite el ejercicio con la progresión 1, 3, 4, 2 y luego 1, 3, 2, 4.

 

Cierra el ejercicio con las progresiones 1, 4, 3, 2 y por último 1, 4, 3, 2.

 

Técnica beneficiosa para dominar todo tipo de guitarra

 

Como verás, esta técnica de guitarra clásica es perfecta para mejorar el posicionamiento de tu mano izquierda y la presión ejercida sobre cada traste.

 

Esto te servirá mucho si cambias luego a guitarra acústica (con cuerdas de metal) o a una guitarra eléctrica.

 

Y para finalizar, te recordamos que además de la teoría musical y la práctica, es importante que empieces tu aprendizaje con una guitarra adecuada a tus medidas corporales tamaño de tu cuerpo y manos.

 

En una buena tienda de instrumentos musicales te darán la ayuda para que elijas la guitarra clásica, acústica o eléctrica que mejor se adapte a tus características y presupuesto.

 

¡Recuerda que nunca es tarde para cumplir tu sueño de convertirte en guitarrista!

Dejar un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

https://telerepuestos.com/wp-content/uploads/2021/11/logo-telerepuesto-blanco-2-640x512.png

Visítanos en nuestras redes sociales:

https://telerepuestos.com/wp-content/uploads/2021/11/IconoTelerepuesto-512x512-1.png

Visítanos en nuestras redes sociales:

Copyright by Telerepuestos. Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Agencia de Marketing Digital – JDigitalMx

Copyright by TeleRepuestos. Todos los derechos reservados.

Desarrollado por Agencia de Marketing Digital – JDigitalMx